Vender antigüedades en Madrid

RELOJ HERMANOS LEROLLE

Consejos para vender sus antigüedades en Madrid

Los objetos antiguos son muy apreciados por un sector de la población que admiramos el trabajo y el esfuerzo de los objetos artesanales que en el pasado se hacían con el mayor de los cuidados.

Si usted tiene la suerte de tener objetos antiguos que quiera vender ya sean cuadros antiguos, muebles u objeto de porcelana de Capadimonte como los que tenemos en nuestra galería, le vamos a dejar algunos consejos para vender sus antigüedades en una tienda especializada.

Cómo vender antigüedades

  1. Investigación. Debemos realizar una pequeña labor de investigación para averiguar de qué objeto se trata. Importante saber la época, el material del que está realizado y en los casos de pinturas antiguas, conocer al autor y título del cuadro.
  2. Comparar. Buscaremos otros objetos similares e intentaremos encuadrar el precio dentro de un margen, para saber cuánto dinero nos darán por vender nuestros objetos antiguos.
  3. Anticuario especializado. Es importante que el anticuario de Madrid o de dónde esté buscando, sea de confianza y tenga experiencia y conocimiento sobre el sector de la venta de antigüedades.

Anticuario en Barrio Salamanca – Conde Aranda

Antigüedades Conde Aranda se pone a su disposición para cualquier tipo de duda o consulta que pueda tener. Estaremos encantados de atenderle ya que el mundo de las antigüedades es nuestra pasión.

Puede llamarnos a nuestro teléfono de contacto de la tienda de antigüedades que tenemos en Barrio Salamanca y le aconsejamos tener una cita personal para que pueda conocernos, visitar nuestra Galería de Arte y asesorarle de la mejor forma posible.

Continuar leyendo

Dama Egipica pintura de Carl Nys

Dama Egipcia - Carl Nys

Cuadro Dama Egipcia de Carl Nys

Características pintura de Carl Nys – Dama Egipcia

Pintor:

Carl Nys

Fecha/lugar creación:

S. XX

Título pintura:

“Dama Egipcia”

Material:

Óleo sobre lienzo.

Medidas:

N/S

Otros datos:

 

Sobre el pintor Carl Nys

Tenemos que hablar respecto a esta pintura del orientalismo, una corriente artística dada en el siglo XIX que se interesa por el Próximo y Medio Oriente, donde se representan determinados aspectos de las culturas orientales en Occidente por parte de escritores, diseñadores y artistas, que terminaron por convertirse en tópicos estereotipados. 

La campaña napoleónica en Egipto y Siria, la guerra de la independencia de Grecia, la guerra de Crimea y la apertura del canal de Suez contribuyeron a aumentar el interés por un exotismo profusamente documentado. 

En el romanticismo hubo una seducción por el oriente que cumplía con el mismo alejamiento de la realidad que el historicismo medievalista.  Washington Irving en Granada generó el tópico del exotismo español. Hay que citar las traducciones del Kama Sutra y Las Mil y una noches también para entender este movimiento.

Se pueden encontrar representaciones de “moros” y “turcos” en otras etapas artísticas desde el medievo, pero en el siglo XIX es cuando el orientalismo se torna en un tema. Destacan las representaciones de todo tipo de escenas inspiradas en escenarios de los países árabes del norte de África y Oriente Medio. Tanto en los paisajes como en los interiores se acentuaban los aspectos exóticos y sensuales, con fantásticos colores de ropajes y carnaciones seductoras, destacando escenas de baño y harenes que permitían representaciones de odaliscas en posturas comprometidas. Se valoraba el color, la textura y el exotismo. La sensualidad se veía aceptable en el exótico oriente. Este estilo tuvo su momento álgido en las Exposiciones universales de París de 1855 y 1867.

Pintores orientalistas destacados fueron: Jean Auguste Dominique Ingres, Eugéne Delacroix, Théodore Chasséireau, Eugéne Fromentin, Jean-Léon GérômeLéon BellyWillen de FamarsTestas, Gustave Guillaumet o Alexandre Roubtzoff. En España el principal ejemplo fue Mariano Fortuny que viajó a Marruecos donde quedó impresionado del pintoresquismo que veía. 

Las obras orientalistas se concretan en las culturas islámicas, hebrea y otras de origen semita, ya que eran las que visitaban los viajeros. La sensualidad puede verse en las odaliscas en un harem, recostadas de manera prototípica. Los europeos no tenían realmente tanto contacto con este mundo. 

La presencia europea en Egipto atrajo un número importante de viajeros occidentales al Oriente, de los que muchos capturaron sus impresiones a través de la pintura y el grabado. El gobierno francés publicó una edición de 24 volúmenes llamada Descripción de Egipto, en la que se ilustró fotografía, vida silvestre, flora y fauna, arquitectura monumental del antiguo Egipto, y población.

En esta pintura de Carl Nys vemos a una dama egipcia recostada en un gran salón con una vestimenta pintoresca, donde llama la atención los senos descubiertos, mientras juega con dos gatos blancos hay un tercero que nos mira. Al lado está la cesta vacía donde reposan estos animales domésticos, que tenían gran importancia en el Antiguo Egipto. La dama inclina la cabeza, y también deja ver uno de sus pies pese a la sandalia que lleva. Destacan las calidades de las telas, contexturas bien diferenciadas, aspecto que hemos dicho que buscaban estos pintores orientalistas. 

Al fondo se ve una columna, pinturas egipcias, una escultura de un personaje frontal y dos esculturas también de gatos, una abierta, lo que podría ser un ataúd, donde se muestra que está siendo pintada, posiblemente por esta dama. 

Esta pintura nos lleva a un mundo imaginario que buscaban estos pintores, muy estereotipado, colorido y sensual, en el que predomina una calma y sensualidad que nos invita a sentarnos junto la dama.

Continuar leyendo