Cuadro realista de Jules Bertrand Géibert siglo XIX

Características cuadro de Jules Bertrand Géibert

Pintor:

Jules Bertrand Géibert

Fecha/lugar creación:

1861

Título pintura:

Desconocido

Material:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

60 x 87cm. 82,5 x 108cm (con marco).

Otros datos:

Sobre el pintor Gélibert

Gélibert realizó su formación bajo la tutoría de su padre Paul Gélibert, que fue una figura prominente del Salón au Paris hasta su muerte en 1882.

Jules-Bertrand Géibert fue muy apreciado por sus pinturas de perros de caza y caballos por los cuales ganó la prestigiosa medalla de honor en el Sociétaire des Artistes Francais varias veces.

Fue miembro de la Sociétaire des Artistas Français, donde recibió una medalla en 1869 y una medalla de segunda clase en 1883. También se le otorgó una medalla de bronce en la Exposición Universal en 1889 y 1900, y fue nombrado Caballero de la Legión. d`Honneur.

Dónde ver obras de Gélibert

Los museos donde se pueden ver obras suyas incluyen: Bognéres- “Studies of Dogs”, Cambrai “Still Held” y St Etienne- “Pyrenean Sheep”.

Sobre el cuadro de Jules-Bertrand Géibert

Firmando en 1861 encontramos esta escena de naturaleza en la que se combina el paisaje y la animalística, dándole prioridad a lo segundo. Nos situamos en un campo en el que, en primer término parece verse un camino, se ven matorrales, rocas y al fondo dos casas o chozas con montañas y algunos árboles.

En este caso, Jules pinta un rebaño de ovejas (algunas miran al espectador) y pese al alboroto que parece apreciarse, se encuentran bien compuestas enfrentando dos, siendo el centro de la composición. En primer término una liebre va saltando de manera muy veloz mientras una oveja negra la contempla marcando una diagonal. Tanto a derecha como a izquierda vemos más animales, un perro negro a la derecha, y a la izquierda al fondo otro rebaño de ovejas.

Dado la compacta composición del grupo principal queda bien justificado el término de rebaño, destacando las diferentes posturas de sus patas o el tierno detalle de como una de ellas apoya su cabeza en el lomo de otra.

Hay que relacionar esta pintura con el movimiento pictórico del realismo en Francia que se da a mediados del siglo XIX, cuyo principal representante es Gustave Courbet, donde uno de los temas favoritos será pintar escenas de la vida del campo como vemos en esta estudiada y veraz composición.

Continuar leyendo

Óleo de Gustav Wertheimer – Escuela Austriaca

Características cuadro de Gustav Wertheimer de la Escuela Bellas Artes de Viena

Pintor:

Gustav Wertheimer (Escuela Austriaca)

Fecha/lugar creación:

S.XIX-XX

Título pintura:

Desconocido

Material:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

115x180cm

Otros datos:

Sobre el pintor Wertheimer

Gustav Wertheimer (nacido el 28 de enero de 1847 en Viena , † 24 de agosto de 1902 en París) fue un pintor austriaco y retratista.

Wertheimer comenzó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Viena con Joseph von Führich. Desde el 10 de mayo de 1870 estudió en la clase de pintura técnica de la Real Academia de Bellas Artes de Munich con Wilhelm von Diez. Después de graduarse, trabajó en Munich. En la Exposición Mundial de Viena en 1873, presentó una obra más grande por primera vez: Nerón durante el incendio en Roma. Esto se había presentado previamente en el Vienna Art Salon. En 1881 llegó Wertheimer a París, donde en 1902 murió en el Hospital Lariboisière.

Wertheimer logró su mayor éxito en París. Su participación en las exposiciones de arte en Amsterdam, Londres, Nueva Orleans y París le trajo numerosas medallas y premios. También recibió premios honoríficos en la Feria Mundial de París en 1889 y 1900.

Sobre el oleo de Gustav Wertheimer

En esta obra vemos una escena muy fantasiosa donde en un estanque rodeado por una columnata por uno de sus lados, bailan agarrados bastantes personajes con una actitud muy movida entrelazados entre ellos. Lo más sorprendente es que bailan encima del estanque. En primer plano a la izquierda una inquietante mujer cabizbaja está sentada en un banco, representada a mayor tamaño y vestida de negro, lo que contrasta con el resto de personajes. A ras de suelo, sentados cuatro personajes, dos parecen estar de manera cariñosa con abanicos. A la izquierda de la composición se ven personajes que sujetan como unas farolas portátiles entre árboles donde se deja ver la luna.

Destaca la luminosidad de color amarillo que emana del centro de la pintura donde se marca la silueta de unas ramas y un personaje tocando un arpa encima de una columna, y los juegos de claros y oscuros, los efectos lumínicos y el reflejo del agua, de los personajes y de la columnata.

Estamos ante una escena galante y fantasiosa que, por sus efectos lumínicos, rápida pincelada y reflejos en el agua podría recordar al incipiente impresionismo que se da en Francia.

Continuar leyendo