Caja de música autómata KARL GRIESBAUM - Antigüedades Conde de Aranda
14580
product-template-default,single,single-product,postid-15063,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Caja de música autómata
KARL GRIESBAUM

KARL GRIESBAUM

Principios del siglo XX, Alemania.

Caja de música “pájaro cantor” autómata.

Metal.

Con marcas de fabricante.

Con llave.

Medidas: 10 x 6,7 x 3,9 cm.

Caja de música de forma rectangular con llave (y hueco para la cuerda en la base), que tiene una pequeña tapa ovalada en la parte superior. Al elevarse, aparece una zona circular calada (con elementos vegetales simplificados y sencillos roleos) en la que destaca un pequeño pájaro de vivos colores. El ave, un autómata, cuenta con movimiento de pico, alas y desplazamiento giratorio, al compás de la música de la caja de metal plateado. El exterior se encuentra decorado con una serie de escenas cotidianas en ligero relieve, que recuerdan tanto por su composición como por la vestimenta de las figuras y el paisaje a obras de la pintura barroca del norte de Europa del siglo XVII.
Esta tipología de caja de música rectangular con un ave de pequeño tamaño y vivos colores que se mueve fue una de las más apreciadas y comunes, llegando a realizarse en una gran variedad de tamaños y materiales, y estando relacionada con la fabricación de pequeñas jaulas con aves autómatas en su interior. La marca de contraste de la caja remite a los trabajos del alemán Karl Griesbaum (1872-1941), muy conocido y apreciado tanto por este tipo de cajas de música como por las jaulas mencionadas, y que logró convertirse en una de las firmas más prolíficas de su tiempo.

    ¿Está interesado en esta pieza? ¡Contáctenos!

    Categoría: