Pareja jarrones Sevres FRANCIA SIGLO XVIII - Antigüedades Conde de Aranda
14580
product-template-default,single,single-product,postid-15106,theme-bridge,bridge-core-1.0.6,woocommerce,woocommerce-page,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Pareja jarrones Sevres
FRANCIA SIGLO XVIII

Porcelana esmaltada.

Boca, asas y peanas en bronce dorado.

Medidas: 33 x 11 cm.

Pareja de jarrones ornamentales realizados en porcelana esmaltada y detalles en dorado cincelado creando un marco de roleos alrededor de las escenas principales. Boca, asas y peanas en bronce dorado; las asas, muy decorativas, en forma de busto de ninfa. El cuerpo de los jarrones presenta alegres motivos florales e insectos en colores vivos sobre fondo blanco, en la parte frontal dos grandes cartelas pictóricas representando coloridas escenas galantes de damas y caballeros ataviados según la moda francesa del XVIII en un jardín con ruinas románticas.

La Manufactura Nacional de Sevres fue creada inicialmente en Vincennes en 1740 y trasladada en 1756 a la localidad de Sevres convirtiéndose pronto en una de las principales fábricas de porcelana europea; la manufactura se creó con el apoyo de Luis XV y Madame Pompadour con la idea de crear piezas ornamentales para la corte que compitieran con las manufacturas de Meissen y Chantilly. Pronto alcanzaron extraordinarios resultados con la pasta blanda, la porcelana dura, con caolín no se comercializó desde Sevres hasta 1770 y con diseños propios que por su perfección y buen gusto se impusieron sobre el resto de fábricas europeas.. Entre las novedades de esta fábrica destacan la utilización de fondos de color y el uso del biscuit para esculturas de pequeño tamaño, crearon un apalea riquísima con colores que se han hecho célebres como el azul du roí, el turquesa o el rosa Pompadour, por citar solo los más conocidos. Hacia 1847 introdujeron un nuevo dorado al que se dota de brillo al bruñir la superficie con piedra de ágata contrastando con las decoraciones de dorado opaco que se consigue frotándolo con arena fina. Los temas decorativos fueron también evolucionando desde los inspirados en la porcelana oriental al triunfo de la rocalla y algo más tarde las flores naturalistas y los pájaros de brillantes plumajes. A mediados del XIX se afianza para la decoración de los jarrones ornamentales el uso de la cartela central con una escena a la manera de un cuadro al óleo en miniatura, motivo decorativo que dado al éxito alcanzado se convirtió en uno de los favoritos.

    ¿Está interesado en esta pieza? ¡Contáctenos!

    Categorías: ,