Juan Vicente Macip

cuadro religioso virgen de belen

Vicente Macip

Retablo circular de Juan Vicente Macip del Museo del Prado

Nombre: Vicente Macip
Fecha nacimiento y defunción: Andilla, 1475 – Valencia, 1545
Lugar de nacimiento: Andilla, Valencia.
Estilo/Escuela: Renacentista
Obras famosas: Visitación, Martirio de Santa Inés, La Oración en el Huerto, Cristo camino del Calvario, La Cornación de la Virgen.

Biografía Vicente Macip

Juan Vicente Macip, conocido también como Vicente Macip fue un pintor español renacentista nacido en Andilla en 1475 y fallecido en 1545 en Valencia.
Vicente Macip es considerado un pintor cuatrocentista debido a su influencia por las obras de Paolo de San Leocadio y Rodrigo de Osona. Sus primeras obras tenían ese aspecto cuatrocentista, un ejemplo sería el retablo de Porta-Coeli que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Valencia.

Sebastiano del Piombo fue una influencia posterior. Cuando llegaron sus obras a Valencia, dónde vivía Vicente Macip, se vio inspirado por este pintor. La obra más destacada de esta época es el retablo del altar mayor de la catedral de Segorbe, el cual le llevará 3 años de trabajo, finalizándolo en 1939. Para la creación de este retablo, su hijo estuvo colaborando con él, por lo que vemos un cambio en la orientación de su pintura.

El Museo del Prado tiene dos de sus primeras pintoras cuatrocentistas en formato circular, la Visitación y Martirio de Santa Inés, que fueron encargadas para la capilla de Santo Tomás de Villanueva. Otras obras que destacan, aunque como comentábamos, hay dudas de quién fue el autor real, son la Inmaculada Concepción que pertenece a la colección Central Hispano en Madrid, el Bautismo de Cristo de la catedral de Valencia y el Cristo atado a la columna (Alba de Tormes).

Una de las obras atribuidas a Vicente Macip es el retablo de la Iglesia de San Bartolomé de Benicarló, el retablo de la Virgen del Remedio de la Iglesia. En el retablo aparece la Virgen y el niño sentados en un trono rodeado por santos.

Obras del pintor Vicente Macip en Antigüedades Conde de Aranda

Nuestra tienda de antigüedades de Madrid, posee en su galería una de las obras de Vicente Macip. Se trata del cuadro “Virgen de Belén” en el que aparece la Virgen sosteniendo al niño en un entrañable abrazo.

Algunas de las obras más representativas del Renacimiento Español de Vicente Macip son la Visitación y el Martirio de Santa Inés, que fuero creadas para la capilla de Santo Tomás de Villanueva situada en el convento de San Julián de Valencia. Se cree que fue Juan Bautista Agnesio quién encargó esta obra a Vicente Macip.

En el cuadro Martirio de Santa Inés podemos ver influencias muy obvias de los cartones de los Hechos de los Apóstoles de Rafal, que pudo conocer a través de estampas. Estas dos obras de Macip las podemos ver y disfrutar hoy en día en el Museo del Prado de Madrid.

 

Cuadro Virgen de Belén de Vicente Macip
Virgen de Belén Vicente Macip.

 

Continuar leyendo

Escuela flamenca del siglo XVI. “Virgen con Niño”

Virgen con niño

Cuadro siglo XVI “Virgen con Niño” de Escuela Flamenca

Un fondo oscuro contribuye a destacar las figuras que se muestran. María aparece con los cabellos descubiertos, cayendo por su espalda, y sostiene a Cristo en sus brazos, al que mira entrecerrando los ojos. Jesús, por su parte, está desnudo (como es habitual en la escuela flamenca), sobre un paño blanco, entre los brazos de su madre, y alza una mano a la barbilla de María, para acercar el rostro de ella al suyo, como si la consolara.

Características Pintura Escuela Flamenca “Virgen con Niño”

Pintor: Escuela Flamenca

Fecha/lugar creación:

Siglo XIX

Título pintura:

“Virgen con Niño”

Material:

Óleo sobre tabla

Medidas:

 15,5 x 11,5 cm; 30 x 25,5 cm (marco)

Otros datos:

¿Estás interesado en este cuadro? > Contacta

 

Sobre la época de pintura Flamenca

La máxima preocupación de los pintores de Flandes fue la búsqueda de la realidad por encima de todo. En relación con este anhelo, se presta una enorme atención a las calidades de los objetos, así como a los más mínimos detalles, dotados además frecuentemente de una carga simbólica. La icono grafía sigue siendo principalmente religiosa, y en las escenas predominará un dibujo correcto y preciso, muy minucioso. Del mismo modo, tratan de plasmar una iluminación lo más verídica posible, ya sea artificial o natural, siempre modelando las carnaciones y produciendo claroscuros en mayor o menor grado. Otras características propias de esta escuela derivan directamente de la influencia de Van Eyck, el gran pintor flamenco. Debido a su influencia los pintores españoles con un detalle preciosista, de una minuciosidad casi miniaturista, y se recrean en elementos ornamentales como las joyas o las vestiduras, reflejadas con precisión y suntuosidad. Durante el siglo XV, el estilo realista de los Países Bajos influyó mucho fuera, sobre todo en Italia, pero en el XVI el panorama se invierte. El Renacimiento italiano se difunde por Europa, y Amberes se convierte en el centro de la escuela flamenca, desbancando a Brujas y funcionando como centro de penetración de las influencias italianas. De este modo, llegan a los Países Bajos influencias manieristas que se superponen al estilo del siglo XV. Habrá muchos pintores continuadores del estilo de los primitivos flamencos, pero otros se mostrarán tan abiertos a las influencias renacentistas que incluso dejarán de pintar sobre tabla, soporte tradicional de la pintura flamenca, para empezar a hacerlo sobre lienzo como los italianos.

El tema de la Virgen representada con la el Niño Jesús, y más concretamente con éste en su regazo, sentado o de pie, tiene su origen en las religiones orientales de la Antigüedad, en imágenes como la de Isis con su hijo Horus, pero la referencia más directa es la de la Virgen como “Sedes Sapientiae”, o trono de Dios, en el arte cristiano medieval. Poco a poco, con el avance del naturalismo, la Virgen pasará de ser un simple “trono” del Niño a revelar una relación de afecto, a partir del periodo gótico. Desde entonces las figuras irán adquiriendo movimiento, acercándose la una a la otra, y finalmente desaparecerá el concepto de trono y con él el papel secundario de la Virgen. De este modo, la imagen se convertirá en ejemplo del amor entre María y su Hijo, una imagen de ternura, cercana, pensada para conmover el ánimo del fiel.

Continuar leyendo

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

    E-mail (requerido)

    Su teléfono

    Su mensaje (indicar nombre de la obra)