Jerónimo de Rueda “Inmaculada Concepción”

Pintor:

Catalogado a Jerónimo Rueda y Navarrete

Fecha/lugar creación:

1670-1750

Título pintura:

Inmaculada Concepción

Material:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

114,5x110cm

Otros datos:

Sobre el Pintor Jerónimo Rueda y Navarrete

Hijo del también pintor Esteban Rueda, nació en Granada en 1670. Si desea conocer más acerca de su vida, dirígase a la biografía de Jerónimo Rueda y Navarrete.

Sobre la obra Inmaculada Concepción

La obra representa a la Inmaculada Concepción coronada como reina de los cielos o como reina de los ángeles. Es una pintura al óleo sobre lienzo que mide, alto por ancho, 144,5 por 110 centímetros. Está restaurada, presenta su lienzo original forrado y montado sobre bastidor con travesaño central. Su estado de conservación es bueno y tras la limpieza de la capa pictórica su colorido es de gran intensidad. A simple vista no se aprecian firmas.

La Virgen María aparece en medio de un cielo luminoso, elevada sobre un paisaje marítimo y terrestre, con un pozo y una palmera, y rodeada de figuras de ángeles niños portadores de diversos símbolos de las letanías: Los del lado izquierdo llevan la rosa de Jericó, la azucena y el lirio, con el pozo de la sabiduría en la tierra; Los del lado derecho, la torre de David y el espejo de la justicia, con la puerta del cielo suspendida entre las nubes.

Por su estilo, técnica, y colorido se trata sin duda de una pintura española del Barroco, en concreto de la escuela de Granada, una Inmaculada Concepción  serena, recogida, sumisa, de gestos delicados, sin el dinamismo que suele caracterizar a este tema en el Barroco español. La pintura destaca por su cálida entonación dorada, Conseguida al mezclar ocres y blancos sobre una preparación rojiza.

Según el estudio del experto y cito textualmente:

Por los argumentos expuestos en el estudio precedente y de acuerdo con mis conocimientos del tema, creo que esta Inmaculada Concepción puede catalogarse como obra del pintor Jerónimo de Rueda (Granada, hacia 1670-1750)

Continuar leyendo

Cuadro realista de Jules Bertrand Géibert siglo XIX

Características cuadro de Jules Bertrand Géibert

Pintor:

Jules Bertrand Géibert

Fecha/lugar creación:

1861

Título pintura:

Desconocido

Material:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

60 x 87cm. 82,5 x 108cm (con marco).

Otros datos:

Sobre el pintor Gélibert

Gélibert realizó su formación bajo la tutoría de su padre Paul Gélibert, que fue una figura prominente del Salón au Paris hasta su muerte en 1882.

Jules-Bertrand Géibert fue muy apreciado por sus pinturas de perros de caza y caballos por los cuales ganó la prestigiosa medalla de honor en el Sociétaire des Artistes Francais varias veces.

Fue miembro de la Sociétaire des Artistas Français, donde recibió una medalla en 1869 y una medalla de segunda clase en 1883. También se le otorgó una medalla de bronce en la Exposición Universal en 1889 y 1900, y fue nombrado Caballero de la Legión. d`Honneur.

Dónde ver obras de Gélibert

Los museos donde se pueden ver obras suyas incluyen: Bognéres- “Studies of Dogs”, Cambrai “Still Held” y St Etienne- “Pyrenean Sheep”.

Sobre el cuadro de Jules-Bertrand Géibert

Firmando en 1861 encontramos esta escena de naturaleza en la que se combina el paisaje y la animalística, dándole prioridad a lo segundo. Nos situamos en un campo en el que, en primer término parece verse un camino, se ven matorrales, rocas y al fondo dos casas o chozas con montañas y algunos árboles.

En este caso, Jules pinta un rebaño de ovejas (algunas miran al espectador) y pese al alboroto que parece apreciarse, se encuentran bien compuestas enfrentando dos, siendo el centro de la composición. En primer término una liebre va saltando de manera muy veloz mientras una oveja negra la contempla marcando una diagonal. Tanto a derecha como a izquierda vemos más animales, un perro negro a la derecha, y a la izquierda al fondo otro rebaño de ovejas.

Dado la compacta composición del grupo principal queda bien justificado el término de rebaño, destacando las diferentes posturas de sus patas o el tierno detalle de como una de ellas apoya su cabeza en el lomo de otra.

Hay que relacionar esta pintura con el movimiento pictórico del realismo en Francia que se da a mediados del siglo XIX, cuyo principal representante es Gustave Courbet, donde uno de los temas favoritos será pintar escenas de la vida del campo como vemos en esta estudiada y veraz composición.

Continuar leyendo