Escuela Sevillana de pintura

Historia de la Escuela Andaluza y pintores destacados

Andalucía es una escuela muy rica en pintura desde el gótico hasta el siglo XX. Nos centramos en la edad moderna.

En el siglo XVI Sevilla era una ciudad importantísima al tener en ella la Casa de la Contratación, por lo que artistas foráneos venían a trabajar a la misma, y locales mandaban obras a las Américas. En este siglo destacan Alejo Fernández “el alemán”, el introductor del estilo renacentista en Sevilla, o el flamenco Pedro de Campaña con influjos italianos y flamencos. Como pintor local sobresale Luis de Vargas. En Córdoba destaca Pablo de Céspedes quien tendrá una estancia en Roma.

En Granada, Pedro Machuca tomará el sentido monumental de Miguel Ángel con composiciones rafaelesca con la utilización del sfumato, con rasgos manieristas.

A comienzos de siglo XVII en Sevilla dominaba una pintura con influencias flamencas. Francisco Pacheco era el mejor representante manierista, pintor y erudito que marcará pautas iconográficas.

Juan de Roleas introduce el colorido veneciano y un naturalismo crudo sacado de personajes populares. Francisco Herrera el Viejo hace una pintura naturalista con unos rostros muy característicos, con calidades acusadas en el tratamiento de las telas y algunos rompimientos de gloria importantes en equilibradas composiciones.

En Sevilla se forman Alonso Cano y el extremeño Francisco de Zurbarán, con notables pinturas religiosas, de frailes y con bodegones, con un estilo tenebrista y composición sencilla.

Hay que hablar de Diego Velázquez destacando su primera etapa sevillana, que pintó escenas de género, como escenas de cocina con un gran realismo en objetos propios de bodegones, con un ambiente tenebrista y una paleta de colores bastante reducida.

En Granada, Juan Sánchez Cotán será un sobrio bodegonista de gran calidad.

VIRGEN DE BELÉN ATRIBUIDA A ATANASIO BOCANEGRA

VIRGEN DE BELÉN ATRIBUIDA A ATANASIO BOCANEGRA

Pero será Alonso Cano considerado el fundador de la escuela barroca granadina, que comienza con un estilo tenebrista que cambia al conocer las pinturas venecianas en las colecciones reales. Empleará formas más clásicas e idealizadas. Tendrá una legión de seguidores en Granada.

En la segunda mitad de siglo XVII llega a Andalucía, a España y al resto de Europa el pleno barroco, con un aspecto más teatral influenciado por Rubens.

En Sevilla los artistas fundamentales serán Bartolomé Esteban Murillo, pintor de Inmaculadas, y de escenas de género con imágenes suaves y un excelente pintor de niños. Juan de Valdés Leal es un pintor más duro, dinámico y colorista. En Granada destaca Pedro Atanasio Bocanegra.

Destacan en esta escuela la colección del Museo del Prado y la sala dedicada a pintura española, más bien andaluza, de la National Gallery de Londres, así como la del Museo de Bellas Artes de Sevilla o el Museo de Bellas Artes de Granada, cada uno en su escuela concreta.

Los comentarios están cerrados.

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

    E-mail (requerido)

    Su teléfono

    Su mensaje (indicar nombre de la obra)