Escuela colonial de pintura y arte

Historia de la Escuela Colonial y pintores destacados

Dentro de la escuela colonial, la cuzqueña fue quizás la más importante de la América colonial española, caracterizada por su originalidad y el resultado de la confluencia de dos corrientes; la tradición artística occidental y la intención de los pintores indios y mestizos en expresar su realidad y visión del mundo.

Cuadro Inmaculada Concepción - Escuela colonial limeñaLa influencia española y europea se da en la escuela cuzqueña desde época temprana. Llega el pintor italiano Bernardo Bitti en 1583 que marca su primer desarrollo, quien introduce las corrientes europeas y el manierismo.

Luis de Riaño es uno de los grandes exponentes del manierismo cuzqueño, nacido en Lima y discípulo del italiano Angelino Meodoro. Destacamos a Diego Quispite Tito, le da un protagonismo nuevo al paisaje y a la abundancia de aves en los frondosos árboles que lo forman. Basilio Santa Cruz Puma Callao está más apegado a los cánones de la pintura occidental en el barroco.

Influencias de la Escuela Colonial

En el estilo barroco esta escuela se influye sobre todo por la corriente tenebrista a través de la obra de Francisco de Zurbarán y el uso de grabados flamencos provenientes de Amberes. El estilo del XVII se caracteriza por el interés de asuntos propios como el Corpus Christi y la presencia de flores y fauna andinas. También veremos retratos de caciques indios y de cuadros genealógicos y heráldicos. Se desentiende la perspectiva y destacan las escenas compartimentadas, al igual que hay un colorido intenso.

Escuelas Coloniales: Escuela Quiteña y Escuela Limeña

En la escuela de Quito sus obras llegaron a ser el reflejo fiel de las europeas, dándole un nuevo sentido decorativo. Entre los principales maestros españoles que llegaron a Quito destacan Jadoco Rique y fray Pedro Gosseal. Las temáticas más divulgadas fueron la Sagrada Familia, el Divino Pastor y la Divina Pastora, la Virgen de las Mercedes y del Carmen, además de santos y profetas. El tema del crucificado no es abundante.

En Lima en el XVII la pintura de caballete tuvo un influjo importante por la pintura flamenca, de una manera más académico sin mucha presencia del claroscuro. Destacamos pintores como Pedro Fernández de Noriega, Francisco Escobar, Andrés de Liébana o Diego de Aguilera.

En México la pintura mural floreció durante el siglo XVI en los conventos. Las obras eclesiásticas más importantes fueron las del siglo XVII, destacan pintores como Baltasar de Echave y sus dos hijos, al igual que Luis Juárez, Juan López de Herrera o Cristóbal de Villalpando.  Juan Correa ya a finales del XVII alcanzó prestigio por las dimensiones de algunas de sus obras y por la calidad de su dibujo.

Las figuras de Caravaggio y de Francisco de Zurbarán influyeron a los artistas de la época. De Zurbarán se trajeron muchas obras para las iglesias de Nueva España. El estilo de Bartolomé Esteban Murillo se hará presente en los talleres mexicanos.

Los comentarios están cerrados.

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

    E-mail (requerido)

    Su teléfono

    Su mensaje (indicar nombre de la obra)