• Anticuario Madrid

     

    Compramos tus antigüedades tasando al mejor precio.

Cuadro escena cotidiana de la Escuela Flamenca del siglo XVII

Pintor:

Escuela Flamenca Siglo XVII

Fecha/lugar creación:

Siglo XVII

Título pintura:

Material:

Óleo sobre lienzo

Medidas:

196x130cm

Otros datos:

 

Sobre la Pintura Flamenca del siglo XVII

La pintura barroca flamenca es desarrollada entre aproximadamente 1585 hasta alrededor de 1700, en el momento que los Países Bajos Españoles sufrieron la secesión de las provincias septentrionales hasta que acabó la autoridad de los Habsburgo españoles con la muerte de Carlos II, pasando a depender el territorio por el Tratado de Utrecht a la rama austriaca.

Flandes abarca las provincias meridionales de los antiguos Países Bajos, la actual Bélgica. La pintura barroca flamenca favoreció especialmente en la escuela de Amberes durante el siglo XVII, que dio destacados artistas como Pedro Pablo Rubens, Anthony van Dyck y Jacob Jordanes. Bruselas y Gante fueron otras ciudades destacadas. 

Habría que hablar de escenas de género o escenas de la vida cotidiana, que fueron muy comunes en el siglo XVII. Muchos artistas siguieron la tradición de Pieter Bruegel el Viejo de representar escenas campesinas de clase baja, aunque como vemos aquí, también eran habituales los sujetos de la clase alta elegante, con parejas vestidas elegantemente en bailes o en los jardines del amor. Son personajes vestidos a la moda. 

Sobre el óleo de la Escuela Flamenca del siglo XVII: vida cotidiana

Nos encontramos ante una pintura que muestra una actividad recreativa, donde el tema es el disfrute de los representados. Nos situamos en un ambiente exterior, en concreto en un lujoso jardín privado en el que se ven dos fuentes, se intuyen dos estatuas columnas y los propios jardines dispuestos de manera geométrica con árboles más desordenados en una parte y más ordenados al fondo. 

En primer plano, lo que nos salta primero a la vista es una escena de cortejo de un hombre a una señora, donde hay signos de afecto incluso de sensualidad al acercarse este a su seno de manera pausada. La señora que mira complaciente porta un loro, lo cual es signo de distinción y exotismo.

A la derecha encontramos una mesa con un banquete, con lo que parecen tartas y en medio un pavo real. También se ve una escena de cortejo y personajes, uno femenino que mira al espectador, que tocan instrumentos, tanto de cuerda como de viento.

La mujer que nos mira tiene junto a ella una partitura en la mesa, en una parte donde está recogido el mantel. Justo delante de esta escena, y en un tono más oscuro, vemos tres personajes jóvenes que sostienen un ramo de flores. Al fondo de esta escena, se ven otros dos personajes, donde se adivina una copa que parece de vino, donde se marca claramente el brillo del cristal.

Al fondo a la izquierda, en la zona donde se aprecia el jardín, otro señor parece enseñarle orgulloso la fuente a una señora, fuente con horror vacui donde adivinamos a Poseidón. La fuente de la izquierda es un niño subido en un gran pez que porta el tridente del dios del mar.

Destacamos en la obra las ricas vestimentas de los personajes, la mayoría de los hombres están cubiertos y las mujeres presentan joyas con perlas, y el movimiento y la ampulosidad de los trajes, con una pincelada muy efectista.

Destacamos el contraste cromático de los cuellos más claros con el resto del traje, de un tono más oscuro en la mayoría de los personajes. También, destacar las carnaciones blancas con mejillas levemente sonrosadas y cabellos minuciosos y casi dorados de alguno de los personajes. Las opulentas mujeres nos recuerdan al arte de Rubens.

En general una obra que nos invita a disfrutar de los placeres sensoriales.

Los comentarios están cerrados.

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

      E-mail (requerido)

      Su teléfono

      Su mensaje (indicar nombre de la obra)