Mariano Alonso Pérez y Villagrosa “Vendedor Ambulante”

Óleo Sobre Lienzo 61X73 cm Firmado en angulo inferior derecho.

Mariano Alonso Pérez y Villagrosa (Zaragoza1857 – Madrid1930) fue un pintor español.

Inició su formación artística en la Academia de Bellas Artes de Zaragoza y los continuo en la Escuela especial de pintura, escultura y grabado de Madrid. Más adelante se trasladó a Roma donde asistió a la Academia Chigi y la Cauva y se familiarizó con la técnica de la acuarela. En 1889 se instaló en París donde residía su hermano el compositor Luis Alonso y realizó diferentes obras ambientadas en la época de Luis XVI que tuvieron gran demanda a nivel internacional y le permitieron vivir de forma desahogada. A partir de 1910 se interesó por la pintura de tema social y en 1914, coincidiendo con el comienzo de la primera guerra mundial, decidió volver a España para establecerse en Madrid, ciudad en la que falleció en 1930

Continuar leyendo

Atribuido a Carlos Maratta “Virgen con Niño”

Óleo Sobre Lienzo  43X33 Cm

Nació en Camerano, cerca de Ancona. Desde niño mostró gran facilidad para el dibujo, y a los once años de edad viajó a Roma. Ingresó como aprendiz en el estudio de Andrea Sacchi, donde permanecería durante 22 años, y todavía después proseguirían su amistad. Testimonio de ello es un retrato que Maratta hizo de su maestro (Madrid, Museo del Prado).

Sacchi, discípulo de Francesco Albani, orientó a Maratta hacia el estudio de Rafael SanzioCorreggio y Annibale Carracci, influencias que Maratta fusionaría con otras de la escuela veneciana.

Tras un breve regreso a su tierra natal, Maratta volvió a Roma en 1650 y fue presentado por el gobernador de Ancona, el cardenal Albrizio, al papa Alejandro VII, que le encargaría pinturas para iglesias romanas y para la catedral de Siena. De laHuida a Egipto, conservada en esta última, existe una réplica de formato reducido en el Museo del Prado.

Al apoyo de Giovanni Bellori, teórico de arte y amigo de Poussin, debió Maratta su primer gran encargo: los frescos en Sant´Isidoro a Capo le Case de Roma (1652).

Maratta ingreso en la Accademia di San Luca de Roma en 1662. Trabajó al servicio de los papas Inocencio XII y Clemente IX, a quien retrató (1669) copiando el esquema del Inocencio X pintado porVelázquez. Se le encomendó la restauración de los frescos de las Estancias de Rafael.

Pintó en 1686 una famosa Asunción de la Virgen para Santa María del Popolo en Roma. Su labor como fresquista incluye ciclos decorativos en Frascati (la Villa Falconieri) y en Roma (el Palacio Altieri). Entre sus retratos, muy estimados, se puede mencionar el de André Le Nôtre, diseñador de los jardines de Versalles (h. 1679; Palacio de Versalles). Pero el grueso de su producción es pintura religiosa. De ello es ejemplo la Virgen dando de mamar al Niño de la Casa de Alba (Madrid, Palacio de Liria).

Muertos Bernini y Pietro da Cortona, Maratta se convirtió en líder de la pintura romana. Una de sus obras más importantes es una pintura de Constantino destruyendo los ídolos para el Baptisterio de Letrán. Esta obra incrementó la fama de Maratta en el Vaticano. Fue nombrado Caballero de la Orden de Cristo por Clemente XI en 1704, y primer pintor por Luis XIV de Francia el mismo año.

Su faceta como grabador, aunque importante, parece limitarse a sus años juveniles, antes de 1660. Grabó frescos que admiraba como La expulsión de Heliodoro del templo de Rafael y La flagelación de san Andrés de Domenichino. También grabó una serie de imágenes de diseño propio sobre La vida de la Virgen. También trabajó la arquitectura, diseñando diversas construcciones. Incluso trazó su propia tumba, dentro de un barroquismo más bien exuberante.

Su obra pictórica se singulariza por su aspecto sólido, sobrio y noble, contrapuesto al efectismo un tanto frívolo del barroco decorativo. Sin embargo, se achaca a Maratta su gusto excesivo por los detalles accesorios, y cierta debilidad en el tratamiento de los paños.

Maratta murió en Roma el 15 de diciembre de 1713. Poseedor de una buena colección de arte, en 1722 ésta sería puesta a la venta por su hija Faustina Maratta, siendo casi la mitad de ella, 124 pinturas de las más de 270 que había en el inventario, comprada por Felipe V de España e Isabel de Farnesio. Entre las piezas que atesoró, destacan pinturas de Giovanni Bellini, los Carracci, Guido Reni y de su maestro Sacchi.

Continuar leyendo

Atribuido a Andrés Cortés y Aguilar “Paisaje con Figuras”

Óleo Sobre Lienzo  84X84,5 cm

Perteneció a una familia de artistas que comenzó con su tío Joaquín Cortés (1776-1835) y de la que también formaron parte su hermano Antonio Cortés y Aguilar que inició la rama francesa y los hijos de este André, Jeanne Marie y Edouard Cortés.

Andrés Cortés y Aguilar se formó artísticamente en la Real Escuela de las Tres Nobles Artes de Sevilla. Sus obras representan principalmente vistas de las ciudades de Sevilla y Granada, tipos populares y escenas costumbristas, aunque también realizó paisajes, retratos y bodegones. Una de sus lienzos más conocidos y logrados es La Feria de Sevilla que fue realizada en 1856 y muestra el aspecto de la primitiva Feria de Abril cuando era únicamente una feria de ganado. Existen 3 versiones de esta obra que son propiedad respectivamente del Ayuntamiento de Sevilla, el Museo de Bellas Artes de Bilbao e Hijos de Ybarra S. A. Otros lienzos salidos de su pincel pueden contemplarse en el Museo Romántico de Madrid, la Colección Bellver de Sevilla y el Museo Carmen Thyssen-Bornemisza (Málaga).1 2

Continuar leyendo

“ROMERIA” Manuel Rodríguez De Guzmán

“Romería”.
Óleo sobre lienzo.
Se adjunta certificado de autenticidad, emitido por Enrique Valdivieso, catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Sevilla.
Medidas: 101 x 141 cm; 116 x 156 cm (marco).

En su certificado, Enrique Valdivieso indica que se trata de una obra claramente perteneciente a la escuela sevillana de mediados del siglo XIX, y que en ella es posible reconocer con claridad la característica configuración expresiva de los tipos físicos propios del estilo de Manuel Rodríguez de Guzmán, del cual es obra auténtica. Por sus características técnicas, Valdivieso fecha esta obra hacia 1850, poco antes del traslado del pintor a Madrid en 1852.
Destacado pintor especializado en escenas costumbristas y folklóricas andaluzas, Rodríguez de Guzmán inició su formación en la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla. Allí fue discípulo de José Domínguez Bécquer, quien le inició en la pintura costumbrista, y bajo cuya dirección desarrolló el pintor su primera etapa. Progresivamente fue acometiendo pinturas de mayor empeño compositivo, ambientadas en escenarios más amplios que los de sus primeras obras.
Atraído el interés de Isabel II por sus pinturas, en 1854 se establece en Madrid con intención de trabajar como pintor de corte. Este interés cristalizó en una propuesta que Rodríguez de Guzmán elevó a la reina, consistente en la realización de una amplia serie pictórica que recogiese las distintas fiestas, ferias y romerías que se celebraban en España, comprometiéndose en realizar un cuadro de este tipo al año. Aunque finalmente no pudo completar el proyecto, el pintor llevó a cabo varias obras que pasaron a formar parte de la colección real, como su obra maestra, “La feria de Santiponce”.
Amigo de Antonio María Esquivel, participó asiduamente en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, obteniendo en 1858 una mención honorífica por su obra “Rinconete y Cortadillo”, inspirada en las “Novelas Ejemplares” de Cervantes. La actividad de Rodríguez de Guzmán en Madrid gozó de especial predilección oficial, puesto que el Estado le adquirió en 1864 dos obras, hoy en paradero desconocido, tituladas “Las habaneras” y “Gitana diciendo la buenaventura a unos gallegos”. Trabajó asimismo los temas taurinos, de historia e incluso el retrato, revelando en estos últimos una factura marcada por un desenfado técnico de evocación goyesca, quizás derivado de profunda amistad con el pintor Eugenio Lucas.
Su pintura se caracterizó por un colorido brillante, así como por su gran facilidad para captar con naturalismo e instantaneidad los tipos populares, organizados en escenas repletas de figuras descritas minuciosamente. Su arte destaca asimismo por la maestría compositiva, así como por el empleo de una pincelada ágil y deshecha, que otorga una gran vitalidad a sus escenas.

Continuar leyendo

Eduardo Chicharro Agüera, “Reinaldo y Armida”

Oleo Sobre Lienzo 136X96 – 160X119 con marco

Eduardo Chicharro y Agüera (Madrid18 de junio de 1873 – id., 1949) fue un pintor español, padre del poeta Eduardo Chicharro Briones.

Chicharro fue uno de los más grandes pintores de su época, con una enorme facilidad para el dibujo y capacidad para el color. Discípulo de Joaquín Sorolla y Manuel Domínguez en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, amplió sus estudios en Roma con una pensión que obtuvo por oposición.

En 1910 fundó la Asociación de Pintores y Escultores, siendo su primer presidente. Esta asociación crearía en 1920 el Salón de Otoño, certamen que se sigue celebrando en la actualidad.

En 1912 Eduardo Chicharro y Agüera será nombrado director de la Academia Española de Bellas Artes de Roma sede romana de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de la que fue profesor y director, en sustitución de don Ramón del Valle-Inclán, por lo que toda la familia se trasladará a Roma, ciudad en la que permanecerán hasta 1925. Participó con sus lienzos en exposiciones nacionales e internacionales, con su obra Las uveras obtuvo primera medalla en la nacional de 1899, y con Armida una segunda en la exposición de 1904; en 1922 se le concedió una medalla de honor y en las Internacionales de 1908 celebradas en Lieja, Múnich y Barcelona fue galardonado con el primer premio.

Su obra aparece representada en numerosos museos españoles y del extranjero, destacando por su interés iconográfico su autorretrato que se conserva en el museo de la Real Academia de Bellas Artes San Fernando. Recientemente se está restaurando, tras pasar varios años desaparecida, su pintura Pigmalión, que el Gobierno Español le encargó en 1925 para cederla a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para su sede de Ginebra.

Continuar leyendo

“Escenas galantes en tabernas” Escuela francesa, s.XIX

Escuela francesa, s.XIX
“Escenas galantes en tabernas”
Pareja de óleos sobre lienzo.
Firmados en el ángulo inferior (ilegible).
Enmarcados.
Medidas: 25 x 40 cm. cada uno; 37,5 x 51 cm. (marco)
Estas escenas de taberna nos recuerdan algunas composiciones de Ferdinand Roybet (1840-1920). Aunque fue en los Países Bajos donde se inició este tipo de pintura de género, pintores franceses como Roybet les imprimieron su propio sello al sustituir a los bebedores empedernidos y a los juerguistas por escenas galantes. Si los pintores flamencos tendían a caricaturizar a sus modelos, los franceses los ennoblecían en escenas como las que nos ocupan, donde un trovador tañe canciones románticas a una bella dama, y un mosquetero le regala un ramillete a una aguadera.

Continuar leyendo

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

    E-mail (requerido)

    Su teléfono

    Su mensaje (indicar nombre de la obra)