Caja de la REAL FÁBRICA DE PORCELANA DE CAPODIMONTE; Nápoles, siglo XIX.

Porcelana esmaltada y metal dorado.
Con marcas en la base.
Medidas: 36 x 35 x 19 cm.
Caja en forma de arqueta de inspiración renacentista, con estructura en porcelana esmaltada con colores principalmente de baja temperatura y detalles en metal, incluyendo los pies de peonza de herencia neoclásica, el cierre frontal con mascarón de león, la embocadura, los remates superiores torneados y las asas laterales, móviles, también rematadas por mascarones de león.
La pieza aparece enteramente esmaltada, con cartelas en reserva que alojan en su mayor parte escenas figurativas de inspiración clásica, con representaciones de dioses. Como es habitual en la manufactura de Capodimonte, esta profusa decoración esmaltada se combina con algunos detalles en relieve, principalmente en la tapa, donde los perfiles de las cartelas, los motivos ornamentales exteriores e incluso las cenefas de ovas están moldeadas con un suave relieve. Las cresterías caladas que recorren los perfiles de la tapa a dos aguas, de inspiración gótica, están también realizadas en porcelana y esmaltadas.
Las escenas principales, más complejas, se sitúan en los dos planos principales de la tapa. En el frente vemos a Venus y Marte en el lecho, acompañados por Cupido y un “putto” clásico, ante un fondo de paisaje. En el plano trasero vemos otro de los amores de Venus, en este caso la historia de Adonis, en una composición similar. En la base de la arqueta las decoraciones se enmarcan en cartelas verticales, separadas por columnas clásicas fingidas con un acertado juego de gamas tonales. En el frente vemos a Apolo y Ceres, mientras que la cartela central, por quedar bajo el escudo de cerradura, aparece simplemente decorada con flores. Otros dioses ocupan las cartelas de la parte trasera, donde aparece de nuevo Venus en el centro.
Fundada en 1743 bajo el reinado de Carlos VII de Nápoles, el futuro Carlos III de España, la Real Fábrica de Porcelanas de Capodimonte nació con el objetivo de emular a la gran fábrica de Meissen, cuyo mecenas había sido Augusto el Fuerte, abuelo de la reina María Amalia de Sajonia. Fue, después de la fábrica sajona, una de las primeras en Europa en utilizar porcelana auténtica, con caolín, cocida a una temperatura que varía entre los 700 y los 800º, con una segunda cocción más alta, entre los 1.400 y los 1.500º. Su producción fue muy amplia, si bien brilló especialmente por sus esculturas, tanto de bulto redondo como en relieve, adornando todo tipo de objetos.

Los comentarios están cerrados.

  • ¿Esta interesado en comprar esta pieza?

    Rellena el siguiente formulario:

    E-mail (requerido)

    Su teléfono

    Su mensaje (indicar nombre de la obra)